La escritora Julia Navarro cree que cuando uno es indiferente a la historia y al presente, está muerto