Una escultura recupera, tras años de polémica, el entorno que quiso Chillida