España escala hasta el puesto 12 entre los países más prestigiosos del mundo