Un corto español entra en el Guinness como el más premiado de la historia