La esquizofrenia de Amanda Bynes le sale por 3.500 dólares al día