Un estricto protocolo marca una gala de los Nobel que recordó a Liu Xiaobo