La exposición de Dalí se despide como la más visitada de la historia de Madrid