Una exposición de Goya lleva a Tokio la mirada periodística del pintor