La exposición de Sebastián Nicolau en Valencia establece el diálogo entre música y arquitectura