Una exposición en Sevilla reflexiona sobre la crisis y pide nuevas utopías