Una exposición refleja el intercambio cultural entre los catalanes y los ecuatorianos