Una exposición reconstruye los años de amistad creativa entre Lorca y Dalí