Una exposición con 150 piezas reivindica a Fernando el Católico como un rey aragonés universal