Una exposición reproduce el mundo de Picasso en París a través de su farsa teatral