“Placer y dolor”, un exposición para ‘pisar fuerte’