Tres exposiciones rinden miradas distintas de Valencia, Budapest y Nueva York