Las extravagancias electrónicas de Pet Shop Boys abren el gran cumpleaños del Sónar