La "familia" Van Van, dispuesta a poner en pie a los japoneses