La fiesta del cine francés, ensombrecida por el caso Polanski