La fotógrafa Colita, mucho más que la "gouche divine" en su exposición retrospectiva