El fotógrafo del crucifijo en la orina quiere trabajar en el Vaticano