Un fotógrafo español bucea en la memoria histórica del sur musulmán tailandés