La frontera austro-húngara alberga el jubileo de la muerte de Haydn