Buscamos a Cupido grafitero: Madrid llena de misteriosos corazones