Borrar los grafitis de la Catedral de Santiago será un proceso difícil y costoso que puede quedar sin castigo