Halima Aden, la modelo musulmana que llegó a la cima desde un campo de refugiados de Kenia, deja la moda