Las hermanas Berthollet, con cuerda para rato