El "hermano pequeño" del Centro Pompidou crece a buen ritmo