Los hijos de Jackson, solidarios