El hombre a un sofá pegado ¿en extinción?