El mágico imaginario de Harry Potter se adueña de Nueva York