¿El inicio del fin del negocio de la SGAE?