Una investigación cuestiona que las redes sociales contribuyan a mejorar el modelo económico del negocio periodístico