Las lenguas humanas no comparten rasgos universales, según un estudio