La leyenda de José Tomás sigue creciendo