Las librerías, en crisis