Los libreros de viejo acusan la crisis ante un producto que es "bastante prescindible"