Los madrileños y los catalanes son los más aficionados al teatro