“El mejor disco que podía hacer”