"No pienso en mensajes cuando escribo canciones. Odio ese concepto", dice Drexler