La Iglesia defiende que la Mezquita de Córdoba es de su propiedad desde 1236