Ser estrella y no ganar para sustos: Cuando los fans se sobrepasan