Rita Hayworth, el mito que no muere