La semana de la moda de París y sus arriesgadas apuestas: gorros con orejas, bolsos miniatura y pañuelos pendientes