Adiós a Álvaro de Luna, el eterno Algarrobo, tras regalarnos hasta 55 años de cine