Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Muere congelado el fotógrafo René Robert en plena calle: se cayó y pasó 10 horas tirado sin que nadie le ayudara

  • El fotógrafo suizo René Robert ha muerto congelado en una calle de París a los 84 años

  • El hombre sufrió una caída que lo dejó inconsciente y nadie acudió a socorrerle

  • Robert pasó casi diez horas en la calle hasta que un sintecho llamó a una ambulancia

El fotógrafo suizo René Robert, que inmortalizó a los grandes del flamenco como Camarón o Paco de Lucía, ha muerto congelado en las calles de París a sus 84 años.

Robert salió a dar un paseo después de cenar, según explica el periodista Michel Mompontet a la cadena BFMTW. Era tarde y hacía frío en la capital francesa. Fue entonces cuando sufrió una caída que lo dejó inconsciente sobre la acera, en la calle Turbigo de París, sobre las 21 horas de la noche.

Robert estuvo casi diez horas tendido en la acera

Turbigo es una de las calles más concurridas de la capital francesa, sin embargo, el fotógrafo permaneció tendido en la acera hasta las 6.30 de la mañana, cuando un sintecho lo encontró con una hipotermia severa y llamó a los servicios de emergencia.

Una ambulancia lo socorrió y lo trasladó al hospital, aunque su estado era grave y no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

"Asesinado por la indiferencia. Esta noche a las 19.20 horas en France Info TV mi homenaje a René Robert, que murió solo en una concurrida calle de la capital sin que nadie se detuviera a socorrerlo...Este trágico y repugnante final de vida nos enseña sobre nosotros mismos", escribió anoche Mompontet en su cuenta de Twitter. El periodista busca, además, al indigente que le socorrió.