Fallece Peter Lindbergh, el fotógrafo de las estrellas que no necesitaba retoques en sus imágenes