El Museo Nacional de Brasil, abandonado a su suerte: sin sistema contra incendios y esperando durante años por las obras de reforma