El musical de Spiderman, gafado