El lugar de nacimiento de Jesús espera ser Patrimonio de la Humanidad